11.8.09

de cuentos-cosos

Con sangre en las manos, gotas rojas en la camisa, el arma humeando y el cadáver aún caliente a sus pies, se da la vuelta para irse y lo ve, el único testigo de su juego, el único que lo había visto todo. Al darse cuenta se ríe abiertamente “así que me viste, ¿eh?” se acerca a él, lentamente, casi cauteloso, como si temiera asustarlo “¿será que tenga que matarte? Nadie debió ver esto” ahora está frente a él, el testigo, aterrorizado se queda quieto en su lugar, sin moverse, sin hacer un ruido, esperando saber que será de su destino. El hombre sonríe cálidamente y guarda el arma, baja los brazos y se acerca al pequeño testigo. Lo toma en brazos y lo lleva consigo. El cachorro, al ver que no había peligro, se acomoda en sus brazos y lame despreocupado la cara del hombre, que sonríe y se pregunta que podrán cenar esa noche.

~~~~

Lo había visto entrar por la puerta. Él creía que nadie lo había notado, pero yo lo vi, mi humana seguía dormida a mi lado, como siempre, incauta a las cosas que pasan en el cuarto mientras ella duerme. Él voltea a los lados, buscando movimiento, deseando pasar desapercibido. Yo me quedo quito, tan quieto como puedo y espero que se acerque. Cuando lo tengo cerca salto sobre él y él sale corriendo, empezamos la silenciosa persecución por la habitación, no tenía oportunidad contra mi, pero ¿qué caso había en acabar rápidamente si esto tenía toda la pinta de ser una cacería como pocas puedo tener? Él se esconde debajo de mi plato de agua y sin pensarlo lo muevo con la pata, el sonido al fin despierta a la humana. Yo me quedo quieto para no llamar su atención, pero él al ver mi distracción aprovecha para huir. La humana lo ve y grita, ¡maldito insecto! Tengo que desviar su camino, pues va justo en dirección a la humana. Nos escondemos entre las cajas y seguimos la cacería. La humana no se mueve, sentada en la cama me anima y ve como doy cacería al intruso. Me pregunta a veces cómo es que tardo más con este que con otras presas más sencillas que he tenido, ¡estos humanos no tienen idea de nada! Luego de un rato veo que baja de la cama y escucho desde el piso de arriba como se acerca al otro humano para que me ayude con el intruso, ¡como si yo necesitara ayuda! Tendría que acabar con esto ants de que ellos lo hicieran. Con una garra acabé con el intruso y me metí a mi canasta a dormir, ¡estos humanos solo logran arruinar la diversión de un gato!


cosas que se le ocurren a una cuando pasa media hora aterrada sobre la cama viendo como su gato caza a un insecto de procedencia desconocida.

en el primero iba a ser una mariposa, luego pasó a ser gato para terminar siendo un cachorro. no me gustó como quedó, pero no supe como terminarlo de otra manera.

el segundo tampoco me gusta como termina. tengo problemas terminando los cuentos!

en fin, tengo q terminar mi clase, q es otro tipo de término q también me cuesta trabajo.

miau!

[actualizado con foto del invasor, q reapareció hace unos instantes y me teine asqueada y no puedo hacer nada pq si lo dejo se va a apoderar de mi cuarto!]

2 comentarios:

  1. Soy la fan número uno de la humana aterrorizada! XDDD yo siempre he admirado la forma en que escribes. me facinó el final de ambos cuentos! Sigue así danush, así te queremos todos! XDDD!

    Generation VB

    ResponderEliminar
  2. LOL al menos tu los ves como intrusos yo adopto al bicho que entre a mi cuarto T.T

    ResponderEliminar